Reflexiones

CUANDO LA IDEOLOGÍA ES MÁS IMPORTANTE QUE EL AMOR

Soy de Barcelona. Amo Barcelona. ¿Sabes por qué? Porque es “multidetodo”. Convivimos SERES HUMANOS de diferente ideología política, religiosa, espiritual y cultural. Yo creo que es la ciudad, no sólo española sino también europea, donde existe mayor diversidad.

A algunas personas no les gusta esa “apertura de mente y de fronteras”. A mí me encanta que hayan iglesias, mezquitas y templos budistas a mi alrededor. Que puedas pasear por la playa y veas a la gente jugar a fútbol, a voley, a paddle y a decenas de deportes más que ni siquiera sabía que existían. Que te encuentres en el Parque de la Ciutadella un grupo de personas bailando salsa, otra haciendo yoga y otra tocando tambores africanos. Hay opciones para todo. Para todos los gustos. Para todos los colores. Porque Somos de todo. Y ésa es para mí la Esencia de Barcelona. Su Grandeza.

El problema surge cuando la ideología pasa a estar por encima del Amor y de la Paz. Cuando es la prioridad. Cuando es ‘lo importante’. Cuando se intenta imponer. Cuando se deja de respetar la de los demás.

Entonces es cuando se produce la fractura social y cuando empieza la lucha para ver quién tiene “la bandera más grande”. Entonces es cuando la testosterona toma el mando y el Corazón es olvidado.

Al final, es muy simple. ¿Qué es más importante para ti? ¿Tu ideología o la paz?

Cuando se nos ha ido de las manos, cuando estamos desbordados, cuando hemos perdido el control de la situación, cuando no se mejora sino que se empeora, cuando en lugar de beneficiar, perjudica, cuando el procés ya no da para más, es preferible hacer un acto de CONSCIENCIA, de sabiduría, dar un paso hacia atrás (que es hacia adelante…), dejar de luchar, de combatir, de insistir y de apretar… para que vuelva a reinar la Paz, el respeto y la cordialidad entre todos.

Tan importante es intentarlo como saber PARAR. No todo se puede conseguir. No todos los sueños se hacen realidad, aunque muchos nos hagan creer lo contrario. Aunque muchos nos hagan creer que si te esfuerzas mucho, lo conseguirás. Nuestros pies no están para tocar el cielo sino la tierra…

A veces, la Rendición se transforma en la mejor de las Victorias. Pero, para ello, hay que ser muy valiente. VALIENTE, de verdad. Porque no es nada fácil dejar a un lado unas creencias que tienes tan arraigadas para lograr un BIEN MAYOR.

Cuando para conseguir tus derechos, pisoteas con tus acciones o inacciones los de los demás, entonces ya has perdido. Ya hemos perdido. TODOS.

¿Dónde empieza tu libertad, acaba la mía? No, si ponemos en práctica la empatia, el sentido común y la solidaridad.

Yo no soy ni independentista ni “españolista”. Respeto ambas banderas. Ambos himnos. Respeto las manifestaciones de ambas opciones. Pero no respeto que ninguna me imponga la suya. No respeto que ninguna de las dos me arrebate mi derecho a abrir mi negocio, a coger un vuelo, a circular por la carretera, a acudir a mi trabajo o a llevar el escudo que me dé la gana llevar.

No respeto que no me respeten.

No entiendo que una “bandera”, una lengua, un trozo de tierra, pueda ser más importante que la Humanidad, que la convivencia pacífica con tus vecinos. No entiendo tanta lucha, tanta dependencia, tanta ira, tanta agresividad, tanto nacionalismo español y catalán.

Catalunya es de las poblaciones más solidarias del Mundo. ¿Cómo puede ser, a la vez, tan insolidaria consigo misma? ¿Cómo puede estar destrozándose tanto a sí misma?

¿Dónde está el problema en que cada uno lleve la bandera que sienta, que hable la lengua con la que mejor se comunique y que cante el himno que más le emocione? ¿Qué daño hace? ¿A quién? ¿A nuestro Ego? ¿A nuestra supremacía catalana y española? ¿A nuestra prepotencia?

Que yo sea budista (no lo soy) no significa que TODO el mundo tenga que serlo. Que yo sea vegana (no lo soy) no significa que TODO el mundo tenga que serlo. Que a mí me guste el ajedrez (me gusta) no significa que a TODO el mundo le tenga que gustar. Y menos aún, que lo vaya a imponer porque YO CREA que es lo mejor de lo mejor.

El problema no son ni las ideologías ni los himnos ni las lenguas ni las banderas. El problema es que hay personas que se CREEN que SU bandera (filosofía de vida, raza, sexo, creencia blablabla) es superior a la de los demás y pisotean la que es contraria a ellos. Que es lo que ha venido ocurriendo a lo largo de toda la historia de la Humanidad y lo que ha provocado (y sigue provocando porque no aprendemos) tanta xenofobia, tanto abuso, tantos holocaustos, tantos fascismos, tanta intolerancia, tanta discriminación y tantas guerras.

Tanto el nacionalismo catalán como el español vienen de ese apego, de ese sentimiento de superioridad. Son las dos caras de la misma moneda. Y un nacionalismo “descontrolado” siempre siempre siempre, tarde o temprano, lleva a la violencia (tanto física como psicológica) por mucho que no se quiera ni se esté de acuerdo con ella. Y ahí está la Historia para confirmarlo.

Así que, cuando se descontrola, cuando se le pone demasiado énfasis, cuando se vuelve una necesidad insana, cuando se le da más importancia que a ‘lo importante’, debemos PARAR, soltar las emociones, las banderas, mirarnos al espejo y preguntarnos:

¿De verdad, vale la pena? Tanto sufrimiento, ¿PARA QUÉ?

Y, a partir de ahí, ASUMIR las consecuencias de nuestras LIBRES decisiones, de nuestros LIBRES actos, de nuestras LIBRES formas y de nuestras LIBRES respuestas.

Podemos convivir todos juntos, como hemos hecho durante tantos años, con todos nuestros nacionalismos y no nacionalismos, con todas nuestras luces y nuestras sombras, sin tener que alzar más fronteras ni más MUROS (para eso ya está Trump) de los que ya hay en nuestro Mundo. Es sólo una cuestión de Respeto, de Humildad y de poco más.

¿No es acaso la PAZ (interna y externa) lo que todos deseamos y anhelamos?

¿Tenemos que llegar al punto de “la maté porque era mía” (la nación)?

Menos Ideologías. Más Amor.

Menos es más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.