Reflexiones

EL ESFUERZO TE ACABA AGOTANDO

La Vida no requiere de ningún esfuerzo. Son nuestras creencias sobre cómo debemos sentir, pensar, hacer y ser las que nos llevan a esforzarnos para lograr esa perfección tan poco humana. Tan irreal.

Es nuestra resistencia a LO QUE ES la que nos lleva a arrastrarnos tanto.

Si tú CREES que en la Felicidad, en la Paz, en la Abundancia, en el Éxito…. no cabe sentir tristeza, vacío, soledad, miedo, impotencia, rabia e inseguridad, te pasarás la vida esforzándote en crear una mente sin pensamientos negativos, sin los recuerdos más dolorosos de tu pasado que te puedan generar esas emociones de las que tanto quieres huir.

Vivirás una vida DESDE EL MIEDO a no ser ese personaje idílico, CREYÉNDOTE (de nuevo) que si no lo eres, serás esa persona mediocre y fracasada a la que tanto condena la sociedad.

El esfuerzo te acaba agotando

Te aleja de tu Paz Interna, que es lo que en realidad anhelas. ¿Cómo vas a dejar espacio para que esa Paz aparezca si la estás aplastando continuamente contra el fango? ¿Cómo te vas a sentir en Paz contigo mismo si te estás repitiendo constantemente que ‘no vales nada’?

Un ‘no vales nada’ que el mundillo actual de la autoayuda, crecimiento personal, autonocimiento, consciencia y espiritualidad, en su inmensa mayoría, te está metiendo en vena. Nos la cuelan en bandeja con un mensaje totalmente autodestructivo hacia uno mismo. Pero es un mensaje perfumado de divinidad, angelical, de rosas, de éxtasis, de luz, de Hogar, de subidón emocional, de fuegos artificiales que no VEMOS porque hace que pongamos nuestra atención en el envoltorio y no en el mensaje-caramelo del que nuestra mente se está alimentando.

Te lleva a mirar al Cielo en lugar de a la Tierra que pisas instante a instante. Hace que sustituyas a un personaje por otro personaje aparentemente más evolucionado. Que te quites unos miedos y te pongas otros. Que intentes ser quién no eres, rechazando de este modo quién eres.

Al principio no te das cuenta. Todo es novedad. Es intenso, bonito, radiante. Sientes Ilusión porque tienes un nuevo objetivo, un “sentido de”: Iluminarte (también llamado: ser tu mejor versión). Parece que funciona. Que te hace flotar. Pero en cuanto vas rascando un poco, en cuanto pasa el tiempo y te das cuenta de que EN EL FONDO todo sigue igual, que sigues sintiendo las mismas emociones que antes, que lo único que has hecho es llenarte la cabeza de más ideas, más conceptos y más creencias, que has cambiado de ropa pero tú piel sigue siendo la misma…., entonces ves la mentira que hay detrás de las bambalinas. El chiringuito tan bien montado que tienen, la Inconsciencia tan enorme que hay tanto en maestros como en adeptos y el negocio empresarial que lo mantiene vivo. Que le interesa, para su propia economía, que sigas siendo una víctima, arrebatándote el Poder que habita en lo que YA ERES.

Y como mezclan mentiras con verdades (para que te ciegues poco a poco), te acabas haciendo adicto a sus cursos, talleres, herramientas, técnicas y retiros. Es otro forma de huida, de droga, que nos ofrece la sociedad pero con aires de espiritualidad. Así de simple.

Entramos porque estamos desesperados. Porque no aceptamos nuestra Vida. Porque estamos cansados de sufrir. De tanto peso en la mochila. Porque buscamos un lugar que nos acepte tal y como somos. Que nos abrace. Que nos acoja. Que nos Ame (algo que sólo podemos hacer nosotros). Y creemos que ese mundillo está a salvo de esa sociedad de la que queremos escapar. Pero no lo está porque forma parte de ella. Con los mismos engaños, los mismos chantajes emocionales, los mismos abusos y los mismos cánones estrictivos de belleza. Aunque en este caso, en lugar de físicos, “álmicos”.

Y pasas a tener dos “cánones” contra los que luchar.

Funcionan de la misma manera. A través de la disciplina, la exigencia y el esfuerzo. Unos lucrándose de las miserias de otros. Y ‘otros’ venerándoles y agradeciéndoles que sigan empastillándoles la cabeza. Y no se hacen llamar religión ni secta pero su mecanismo de captación es idéntico.

Somos así de facilones.

Preferimos estar drogados que Sentir la completitud de la Vida

Hay profesionales, psicólogos, que no han sido “formados” en este mundillo y que son los que están capacitados DE VERDAD para ayudarte en un momento de crisis vital determinado sin que te indigesten con ese caramelo-mensaje tan tóxico. Evidentemente, en todas las casas cuecen habas.

Nos creamos problemas donde no los hay. Queriendo ser mejores de lo que somos. Siempre más. Siempre más. Siempre más. Contaminando nuestra mente y nuestro Corazón de absurdas exigencias ‘personales’ a las que nos encadenamos. Pretendiendo adelantarnos a la vida. Como si pudiésemos controlar algo.

¡Somos tan prepotentes!

La Vida Misma, tal y como sucede, es la única maestra. Es el Milagro. Es el Hogar que tanto buscamos. Nada ni nadie más.

¡ABRE LO OJOS! Y deja de esforzarte tanto por ser, de nuevo, quien no eres. ASÚMETE. Ríndete a los pies que te permiten caminar en lugar de idolatrar a una alas que jamás te harán volar (porque por mucho que te las imagines, que las visualices, ni las tienes ni las tendrás).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.