Reflexiones

EL PENSAMIENTO POSITIVO DEL PENSAMIENTO NEGATIVO

¿No estáis hasta el moño de tanto pensamiento positivo, de tanta mejor versión de uno mismo, de tanto puedes ser mejor y más? ¿No os supone un esfuerzo terrible pensar en positivo cuando estás pensando en negativo? ¿No ves la de sufrimiento que generas actuando de esta manera?

Las nubes están hartas de que haya tantos pies pisándolas

En serio. Ya está bien de tanto rollo, ¿no? Cuando estás hecha una mierda, por mucho perfume positivo que te pulverices en vena, seguirás estando una mierda por dentro. No funciona y el que diga lo contrario es que o jamás ha estado hecho una mierda o se miente de puta madre.

Además, hay que ser muy ignorante (sin pretender faltar) para creer que tú puedes controlar tus pensamientos. Que puedes dejar de pensar cuando estás pensando. Porque no eres ‘tú’ el que piensa, es la mente (que no controlas para nada, ni tú ni nadie) la que emite pensamientos. Así que vayamos un poco más allá del primer curso de crecimiento personal, que es lo más superficial (consciencialmente hablando) que te puedes echar a la cara, y soltemos ya el discursito absurdo e inútil del pensamiento positivo.

Y no estoy haciendo apología del negativo. Digo que seamos un poco realistas y empecemos a comportarnos como seres humanos en lugar de como máquinas de espiritualidad barata (que de barata tiene muy poco).

Sí, mola estar alegres y contar chistes y reírte y estar en paz y equilibrado y pleno y follar mucho y sentir que la vida que vives es lo más. Pero no siempre es así. Y lo más importante y en lo que más se aleja el mundillo de la Autoayuda (bestsellers incluidos):

No tiene por qué ser así

¿Quién ha dicho que debemos sentirnos siempre felices? ¿El mismo que se ha pasado media vida deprimido y ahora le da pánico volver a sentirse así? ¿En serio…?

Cualquiera que haya tenido una vida más o menos intensa, que no haya estado encerrado en una armadura de cristal, que se haya tirado al pozo del Amor sin paracaídas (es decir, sin miedo a las consecuencias), que haya tenido experiencias de todo un poco, SABE que esos slogans “para vender cursos, talleres y libros” son una gilipollez (sin ánimo de ofender).

Y yo he sido la primera gilipollas que me los he creído. Que he olvidado lo que era vivir sin ‘por si acaso’. Que he sido afectada por las secuelas de vivir sin medida (que son el miedo a volver a sufrir). Que he repetido esas típicas frases-mantra a personas que estaban pasando un mal momento (yo, entre ellas, repitiéndomelas a mí misma) y que tan fuera de lugar estaban. Resultando yo, en ese momento, un persona totalmente inhumana y fría. Tan alejada de la empatia como del Amor como del famoso Hogar con el que nos llenamos tanto la boca.

Sí, yo también caí en las redes del positivismo. Por eso sé que no sirve de nada. Al revés, te llevan a un nivel de autoexigencia brutal y éste a un estado de frustración tras otro, donde acabas peor de lo que empezaste, ya que no es viable, por nuestra condición humana, tener continuamente pensamientos positivos y vibraciones elevadas.

Es totalmente IRREAL.

¿De verdad, a estas alturas de la PELÍCULA, aún alguien se puede creer que puede controlar sus pensamientos? ¿Y sus sentimientos?

La mente va por libre. Y el corazón también. No controlamos nada. Y el que cree que controla, que ha llegado a un nivel superior, menos aún.

Cuando estás mal, estás mal y no está mal que estés mal. Así de simple.

-¡Pero es que yo quiero estar siempre bien!

Pues Bienvenido a la Vida, NIÑO. A esa vida donde te suceden cosas, unas bonitas y otras feas, que impactan en tu mente y en tu emoción. Y en ocasiones te da por reír y en otras por llorar. Y en ocasiones las lágrimas duran poco y en otras mucho tiempo más.

¿Y qué? ¿Dónde está el problema? ¿Quién es el listo que me dice a mí cuánto tiene que durar mi tristeza, mi dolor y mi pena? ¿Un robot que no se atreve a sentir la vida con toda su plenitud, con toda su intensidad…? ¿Que se caga de miedo cada vez que escucha la palabra vacío o soledad?

Ya te digo yo dónde está el problema:

El problema está en tanta paja espirituo-mental.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.