Poesía

SILENCIO

¿Sabes a qué suena el silencio?
A Belleza.
Sí, de ésa en la que cualquier palabra la ‘tumba’.

En estos días de aislamiento he podido apreciar su fuerza.
No estamos acostumbrados a estar callados. La gente no sabe tener la boca cerrada. Creen que si lo hacen, se atragantarán con sus propias palabras…

Me encanta estar en silencio. Ya lo hacía, pero ahora muchísimo más. Y mi mente no lo está. Tengo conversaciones conmigo misma super interesantes. A veces, muy inquietantes. Otras, un tanto morbosas y malvadas. Ya no me las escondo. 
¿Para qué sí van a estar ahí de distinta Forma..? 
Juego con ellas. A que son verdaderas. Y sueño con recibir un Óscar a la mejor película de ficción… Y otro, al de mejor actor. Y también, guión.

Ayer salí a pasear por mi barrio y me iba contando ‘cosas’. Me lo pasé genial. No paraba de sonreír. Me entraban hasta carcajadas. Y al verme así, me reía todavía más.
Qué loca, ¿verdad’?
Bendita locura….

Ahora lo que me resulta loco es quedar con alguien (que aún no lo he hecho y, sinceramente, no tengo ningunas ganas) y pasar el tiempo, lo que viene siendo la vida…, vomitando problemas que en ese Instante no están sucediendo.
¿No os parece una locura eso? ¿No os molesta tanto desafino? A mí sí. Mucho. Me resulta un pecado de lo más colosal.
En lugar de compartir ese Silencio que ya lo dice todo per se. Y disfrutarlo. Y disfrutar de la compañía de otro cuerpo. De otra Alma. Sin que ningún pasado o futuro la mancille.

Amo el Silencio aunque rebose o de ruido o de versos.
Ya no temo la oscuridad. Me he hecho su Íntima. Tanto, que no sé dónde empiezo yo y donde acaba ella.
Quizás, no haya Separación…

El Silencio suena a Verdad. Y, en ocasiones, esa Verdad aterra. Por eso echamos tanta espuma por la boca. Para no escuchar la nuestra.
Pero cuando te atreves a adentrarte ahí, en esa cueva, en ese cuarto oscuro donde te han repetido y repiten hasta la saciedad de los latidos de tu corazón que hay un Monstruo que te comerá.., cuando abres su puerta y traspasas esa mentira, encuentras el sonido más Bello con el que te puedas deleitar.
Es el sonido de la Vida. El sonido de la Unidad. De Todo lo que Es. Del Amor. A lo Grande. Sin excepción. Sin condición.

Y sí, también hay dolor. Que va de la mano del placer.

Pero es un dolor Auténtico. Intenso. Vivo. No está cogido con pinzas ni caminado de puntillas. No está hecho de retoques ni deshecho en polvos de colores. De esos que te dibujan una máscara en el rostro para que nadie vea en pelotas tus porMenores…

Es PURA Verdad.

Por eso, aunque me joda, me encanta. Porque es la Viva imagen de la honestidad. Porque te jode sin disfraces. Sin arreglos. Sin opacidad. 
Y cuando no te está jodiendo, se dedica a hacerte el Amor. Un Amor igual de honesto. Igual de transparente. Igual de puro. Igual de directo. Igual de Verdad.

Silencio. El único lugar en el que tu ausencia da paso al Brillo de tu Presencia. 
También llamado:
HOGAR, DULCE HOGAR.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.